viernes, diciembre 09, 2016

Bruce Springsteen, capítulos, versos y canciones

A punto de acabar la autobiografía de Bruce Springsteen, titulada Born to Run, puedo asegurar que me ha gustado mucho. Es una buena visión de la parte menos conocida de Bruce, su personalidad, y eso se me hace realmente interesante. Menos me ha gustado el enésimo recopilatorio sacaperras pero eso son cosas del mercado. Esta es mi reseña de mismo para Mondosonoro:



Evidentemente está bien jugado eso de aprovechar la salida de la autobiografía de Bruce Springsteen para publicar el enésimo recopilatorio de su carrera. Y más aún si lo acompañas de cinco temas inéditos, lo único interesante de un lote ya demasiado predecible. Entre ellos encontramos “Baby I” de The Castiles, la primera banda de Springsteen que aquí factura un R&B muy británico. Repite otra grabación de la misma banda, en este caso del tema de Willie Dixon “You Can’t Judge A Book By The Cover” con un sonido muy similar. Cronológicamente seguimos cuando Bruce deja el grupo y se larga a vivir a Asbury Park, período al que  corresponde “He’s Guilty (The Judge Song)” grabada con futuros miembros de la E Street Band y con un sonido mucho más poderoso. “Ballad Of Jesse James”, más calmada se acerca al músico que conocemos, como “Henry Boy”. Aunque todo se me antoja demasiado poco para ser apetitoso.

Publicado en Mondosonoro de diciembre de 2016

Sonando: Baby I de The Castiles

miércoles, diciembre 07, 2016

Clutch ¿quién dijo metal?

Clutch, formados como tantos otros grupos por los compañeros de instituto - en este caso el Seneca Valley High School - Dan Maines, Jean-Paul Gaster y Tim Sult tuvieron que ver como su cantante Roger Small los abandonaba rápidamente, en lo que a la postre fue una suerte, para ser sustituido por el carismático Neil Fallon. En 1993 debutaban con el disco Transnational Speedway League: Anthems, Anecdotes, and Undeniable Truths y aunque su música era clasificada como cercana al metal, con etiquetas como hard-rock o stoner, pronto se vio que allí había algo más gracias a una evidente influencia del blues y la psicodelia, con nombres como Jimi Hendrix, Led Zeppelin, Thin Lizzy o Howlin’Wolf como algunas de sus influencias.

Cuando en 1998 Clutch ficha por una major como Columbia para publicar su entonces tercer disco, The Elephant Riders, ya han confirmado una de sus grandes señas de identidad, en este caso extra musical: una compacta legión de seguidores que los seguirán fielmente a lo largo de toda su carrera. Aunque tendrían que esperar hasta Blast Tyrant (2004) y el impacto radiofónico de «The Mob Goes Wild» para conocer el éxito masivo. Desde entonces su repercusión mediática no ha parado de crecer y discos como From Beale Street to Oblivion (2007) con la insuperable«Electric Worry» o Strange Cousins from the West (2009) que incluye una espléndida versión del «Algo ha cambiado» del argentino Pappo tienen buena culpa de ello.

Su disco más reciente es Psychic Warfare (2015) y ese es el trabajo que vienen a presentar a nuestro país en tres fechas que se me antojan imprescindibles.

Publicado en www.efeeme.com

Sonando: The Mob Goes Wild de Clutch

lunes, diciembre 05, 2016

Paul Kelly & Charlie Owen, canciones que sonarán en su funeral



La culpa de que yo conozca a Paul Kelly la tienen Álex F. de Castro y Carlos Zanón.  Además de forma encadenada. Zanón descubrió al australiano a través de un artículo del primero publicado en Ruta 66 en agosto de 1992 bajo el título de Bienvenidos al paraíso. Años después (muchos), el escritor catalán me recomendaba a mí su escucha. Y así llegué a un artista que ya fuera al frente de The Dots, de The Coloured Girls, de The Messengers o en solitario cultivaba un rock fuertemente influenciado por las raíces norteamericanas y que se desmarcaba ampliamente de ese sonido australiano de guitarras distorsionadas fuertemente influido por el punk.

El último disco de Paul Kelly está firmado a medias con Charlie Owen,  miembro de entre otros The New Christs y Beasts of Bourbon. Juntos y con escasa instrumentación se han dedicado a versionar algunas de sus canciones favoritas de gente como Hank Williams, el recientemente fallecido Leonard Cohen, Cole Porter, The Beatles o Townes Van Zandt. Canciones reunidas bajo ese título, Death's Dateless Night, porque como ellos mismos dicen “son las que te gustaría oír en tu funeral”. Y es que el proyecto ve la luz gracias a un viaje realizado por los dos músicos juntos hacia el entierro de un amigo. Un curioso disco de versiones, bien resuelto, en el que, por cierto, uno prefiere las revisiones de los temas menos conocidos, quizá por la sorpresa que supone la falta de familiaridad con ellos. Y, en todo caso, una muestra más del tremendo talento que ambos atesoran.

Sonando: Meet Me In Middle Of The Air de Paul Kelly & Charlie Owen

domingo, diciembre 04, 2016

Conciertos 05/12-11/12: Clutch, Smoking Stones, Brighton 64, Aurelio Morata, The Answer…



No solo de puentes vive el hombre. También de conciertos y estos son mis recomendados de una semana atípica.

Lunes 5 de diciembre. Smoking Stones acompañados de Aurelio Morata y Brighton 64 llenarán Rocksound para celebrar los 25 años de Discos Revolver. Efeméride digan de destacar y noche para disfrutar acompañado de un montón de amigos.

Viernes 9 de diciembre. Clutch probablemente sea uno de los grupos más en forma, en cuanto a directo, del actual panorama rock. Verlos es casi una obligación y más en una sala que suena tan bien como Apolo. Preparado para que nos vuelen la cabeza, una vez más.

Domingo 11 de diciembre. The Answer tocan en La 2. Es mi duda de la semana. No tengo aún claro si me acercaré a verlos o no, pero a poco que tenga ganas allí me plantaré para ver como suenan en directo las canciones de Solas.

Sonando: I See Forever de Ebbot Lundberg

viernes, diciembre 02, 2016

Chris King, rock americano rozando la perfección



Descubro a Chris King gracias a la lista que citaba ayer, la que reúne según Mondosonoro a los mejores discos de Americana/Folk del año. Me sonaba su nombre y al buscarlo descubro que es el mismo artista que hace tres años me enganchó con un disco titulado 1983. Pero le perdí la pista, y ahora casi por casualidad regresa a mi radio de acción.

Parece que entre ambos discos hubo otro titulado Native pero lo cierto es que aún no lo he catado, enganchado como estoy a este Animal. Un disco fantástico, influido como él mismo reconoce abiertamente por los grandes del rock americano cuya huella se mezcla con naturalidad con la personalidad del de Austin. Y vaya letras. Espléndido en ese apartado, no anda lejos la cosa del disco conceptual entendiendo como base el autoanálisis ante una ruptura. Un ejemplo perfecto de ello es «Animal» la canción, donde se reconoce como un hombre cargado de contradicciones para sucumbir ante una realidad: que no puede cambiar. El mismo tipo que en «Never Make It Last» sufre ante la mujer que lo ha dejado, cosa por la que se va de su ciudad en esa espléndido country-rock que es «Borderland», y acabarse sintiendo más solo que nunca en la semi acústica «This City» para plantearse volver a su hogar. Aunque no puede creerlo y se niegue a aceptar la realidad en «Almost Gone», sabe que ella se ha ido porque no acepta su estilo de vida, por lo que se refugia en un bar en «Take it Down» para descubrir detrás de la barra una foto de ella. La verdad es cruel y solo queda reconocerlo en «Waiting On Myself» (“toda mi vida ha sido un tiro en la oscuridad”). Aunque ¿qué pasaría si todo fuera un sueño y su mujer estuviera durmiendo junto a él? Eso es «Martínez Social Club» un cierre perfecto para una auténtica obra magna del rock americano contemporáneo.

Sonando: This City de Chris King