jueves, junio 30, 2011

El consultorio del Dr. Rock

Desde hace un par de meses, la revista Rolling Stone ha incorporado a sus páginas El cuetsionario del Dr.Rock, que no son más que las hilarantes respuestas que Andrés Calamaro, a modo Elena Francis, da a una serie de peguntas planteadas por los lectores. Este mes, con Lady Gaga (sic) en portada, encuentro entre los preguntadores a alguien conocido. El amigo Gerardo, miembro de Los Chicos, una de las bandas más interesantes de este país. Su pregunta y la respuesta merecen ser transcritas aquí.

El nombre de nuestro grupo, Los Chicos, lo han confundido infinidad de veces con uno de los grandes, Los Chichos, y algunas veces en el garito donde tocábamos nos decían que no sabían si se iba a llenar de público suyo ¿qué harías tú?

Yo que tú, Gerardo, me rindo al destino y ensayo algo del repertorio de Los Chichos, que son un clásico sembrado de flamenco y rock actitud. Tendríamos siempre listo el repertorio alternativo para sacarlo a relucir, si es que toca remontar el desconcierto de un público confundido. Los Chichos es una leyenda, ya todos nos gustaría haber firmado un repertorio que marcó épocas, razón por la cual, no parece una tarea infame la de ponerse el "traje" de Chichos cuando hiciera falta.


Sonando: Nos volveremos a ver de Andrés Calamaro

miércoles, junio 29, 2011

DPND: Hindu Love Gods - Hindu Love Gods

El colmo del tramposo es hacerse trampas a sí mismo. Y eso es lo que yo voy a hacer hoy con esta sección. Porque en este repaso semanal a los discos de rock americano que un servidor selecciona con el máximo rigor voy a colar un disco publicado el 5 de octubre de 1990 por Giant Records. Técnicamente se trata del décimo disco en estudio de Warren Zevon aunque fue firmado bajo el nombre de Hindu Love Gods y realmente grabado en 1984. Ahora veremos por qué.

En febrero de 1984, Warren Zevon había sido despedido de Asylum. Sus ventas no se correspondían con lo esperado. El pan nuestro de cada día de muchos músicos. El músico entró en una espiral de autodestrucción. Su adicción al vodka se convertía en peligrosa cuando se juntaba con las discusiones con Anita, su mujer, que a veces rozaban la violencia mútua. Parecía abocado a perderse en la nada. Hasta que Peter Buck, que había asegurado muchas veces que su disco favorito era el debut de Zevon, le llamó para que pasara unos días con él en Athens, la ciudad de su banda, R.E.M.. Buck no lo sabía pero, probablemente, le estaba salvando la vida a su ídolo que ya había intentado el suicidio en una ocasión. R.E.M. acaba de grabar Reckoning y todo el mundo hablaba bien de ellos. Juntos, se metieron en un estudio y grabaron unas cuantas tomas de los temas de los de Athens junto a versiones de gente como Bo Didley o incluso Prince. Aquellas cintas quedaron guardadas sin que nadie les hiciera mucho caso. Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry formaban la banda y Zevon ejercía de cantante, dejando a Michael Stipe el papel de corista puntual. Todo fue tan bien que incluso llegaron a hacer un par de conciertos en el club 40 Watt de Athens. Allí se soltaron la melena y cayeron versiones de los Troggs, Patti Smith o los temas del propio Zevon. De hecho la grabación de aquellas noches en las que Zevon compartió micrófono solista con Stipe no es difícil de encontrar por la red. Esas actuaciones provocaron que tuvieran que buscar un nombre. Un par de semanas antes, el grupo había actuado bajo el pseudónimo Hindu Love Gods con el cantante Bryan Cook en el mismo sitio y decidieron repetir nombre.

Tras la experiencia Zevon ingresa en una clínica de desintoxicación y a su salida se encuentra con su «Werewolves Of London» en una película de Hollywood con los consiguientes royalties. La cuesta empezaba a hacer bajada.

Pero en 1986, IRS decide sacar a la luz uno de aquellos temas, cosa que a R.E.M. no le hace mucha gracia y se suma a los muchos problemas que la banda ya empezaba a tener con la compañía. El colmo se produce cuando en 1990 aparece nuestro disco con la versión espectacular del «Raspberry Barret» de Prince como single. El cruce de acusaciones fue fulgurante. Los de Athens acusaron a Zevon de querer ganar dinero a su costa en otro mal momento económico y Zevon acusó a los R.E.M. de lo mismo. La amistad estaba rota y, aunque volvieron a recuperar el contacto, Buck y compañía no aceptaron, por ejemplo, participar en el disco tributo a Zevon. Pinchando el disco se hace difícil explicar cómo se perdió tanta química. Un álbum que pude comprar por una libra en Candem Town…

Sonando: Raspberry Barret de Warren Zevon

martes, junio 28, 2011

Bendito Azkena

Ya estamos de vuelta. Gran fin de semana. Buenos bolos y, sobre todo, muchos amigos. Lo más importante. Mención especial para Polako. Gracias tío. Eres enorme. Aunque eso ya lo sabía. Como resumen, lo que he escrito para la web de Ruta 66:

Bendito Azkena. Reducto de los rockeros donde se unen a la par, y con una fraternidad descomunal, desde el talibán más obsoleto hasta el ecléctico exagerado. La décima edición del encuentro vitoriano suponía la anual oportunidad de reencontrase con un festival que todos hemos hecho un poquito nuestro. A pesar de las habituales y, muchas veces, injustificadas críticas a la confección del cartel, los que nos acercamos a Mendizabala pudimos disfrutar de rock, en todas sus vertientes, y eso sólo ya es motivo de alabanza.

Servidor es de los que se perdió el primer día. Motivos laborales y un cartel poco atractivo para mí no me motivaban a acercarme tan pronto a la capital vasca, así que me limitaré a hablar de oídas y bocas para opinar habían unas cuantas. Dicen que Ozzy bien, a pesar de su edad, Eels excepcional y The Cult división de opiniones. Del resto no he logrado respuestas claras.

El viernes llegamos al festival con el tiempo justo de perdernos a Blue Rodeo a los que destaca todo el mundo para comprobar el horroroso sonido que se cargó la actuación de Reverend Horton Heat. Tras él, Atom Rhumba hicieron lo que hacen siempore, un gran concierto y servir de aperitivo a uno de los platos fuertes de este año, Cheap Trick. Algunos volaron con el concierto. Yo sólo a ratos. Son una leyenda, está claro. Y están en forma, no se arrastran por los escenarios como otros pero, a pesar de que muchos lo han calificado como tal, para mí no fue el mejor concierto de esta edición. Bad Brains coincidían con Dirty York y dadas las pintas con que vimos a los neoyorquinos en la zona VIP, acertamos decantándonos por los australianos. Vaya bolazo. Llenos de fuerza. Enormes. El gran descubrimiento y la gran sorpresa del festival. Que se agotara todo su merchandising es buena prueba de ello. Descanso y Queens Of Sone Age. Muro de sonido, ya saben. Y Josh Homme en un estado de forma brital. Conciertazo. A Clutch no llego. Sueño por las horas de carretera y el exceso de alcohol.

Sábado. Plaza de la Virgen Blanca. Mucho calor y James Hunter. Soso en directo, como siempre. Por la noche mucho y bueno. Habrá que dosificarse. Empezamos con los Avett Brothers a los que llegamos tarde por un cambio de horario. Brutales. El futuro del americana pasa por grupos así. Band of horses van detrás. No los veo. Los oímos. «Laredo» suena bien. Lo demás languideze ante lo de antes y, sobre todo, lo después. Gregg Alman. Inmenso. Este sí, el bolo del festival. Explosivo. Majestuoso. Educacional. Sabe que es una leyenda pero no actúa como tal. Versión de «Midnight Rider» y muchos puesto de rodillas. Bright Eyes de lejos. Comiendo. Bien. Sin más. Brian Setzer lo tiene mal. Detrás Allman es difícil competir. Suerte que lo suyo es otra cosa y que él es otro grande. Show partido en dos mitades, algo monótono en su parte central pero con grandísimos momentos y un apoteósico «Rock This Town» para cerrar en forma de bis. Después, el dilema. The Whybirds coinciden con Paul Weller. Los primeros empiezan veinte minutos antes así que para allá vamos. Espectaculares, ya lo sabíamos. Nos perdemos el principio del concierto de Weller. Otro que se sale. Vaya banda y vaya conciertazo. Arizona Baby me perdonarán, pero todas las veces que los he visto me han parecido brutales, así que no los voy a descubrir, y tener que semi madrugar al día siguiente no hace que me quede a su bolo. De Thin Lizzy paso, directamente.

Y para acabar reencuentro con caras de cansancio en la plaza de la Virgen Blanca para ver, a riesgo de insolación inminente, de nuevo a Gregg Allman. Si él aguantó nosotros también. Mucho, mucho, mucho calor. Sonido soberbio, Coche y hacia Barcelona. Hasta el año que viene.


Sonando (en mi mente): These Days de Jackson Browne por Gregg Allman

lunes, junio 27, 2011

De Malo nada...

Cuando lean esto servidor estará empachado de Azkena. Descansando o haciendo lo que se pueda. Por eso para leer mis impresiones sobre el festival deberán esperarse al martes. Mientras “ataco” el bolo de Raul Malo el miércoles pasado en la sala Bikini ¿he dicho bolo? Bolazo, señores. Los aficionados al rock fronterizo no deberían perdonarse el haber dejado pasar por su ciudad la grandeza del líder de los Mavericks. Un tipo simpático que cautivó con su voz desde ese inicial «Hey Baby» de Bruce McMeans bajada de revoluciones hasta las ineludibles «All You Ever Do Is Bring Me Down» o «Dance The Night Away» de su banda madre. Por en medio tiempo para todo. «Guantanamera» coreada por toda la sala,«Volver, Volver» con Antonio Celeiro y yo abrazados, un «Siboney» espeluznante que Malo interpretaba en el disco de los Super Seven, o el «San Antonio Baby» de su último disco convertida ya en un clásico para acabar emulando a Roy Orbison Malo, dicen…

Sonando: San Antonio Baby de Raul Malo.

jueves, junio 23, 2011

Me largo al Azkena

Fin de semana largo. Y espero que intenso. Ayer Raoul Malo, dejando claro que tuvo mala suerte en eso del nombre, y repasando con su voz de tenor todos los éxitos propios y también de los añorados Mavericks. Ayer, también, Quique se largó a América. Y pasará por Albuquerque. Le pedí que cunado estuviera allí cantara el tema de Neil Young en mi honor. Espero que lo cumpla. Y mañana nosotros al Azkena. Hoy no vamos. Paso. Del cartel de hoy sólo salvaría a The Cult, por el gran Ian Astbury, y, sobre todo, a Eels, pero como ya he visto a los dos varias veces, un día más con June es infinitamente mejor que aguantar a Ozzy o Rob Zombie. Mañana la cosa cambia. Habrá que empezar prontito. A las 17:45 h. ya están los Blue Rodeo en el escenario. Luego el Reverendo, Atom Rhumba y a Cheap Trick. Tras ellos nos tomaremos un descanso oyendo de lejos a los Dirty York para acelerar con QOTSA y Clutch (si llegamos). El sábado comilona con los amigos y a ver si llegamos a los Avett Brothers (bueno, yo llego seguro, aunque el estado Dios dirá), tras ellos Band Of Hores, Gregg Allman y un poquito de Bright Eyes mientras se prepara Brian Setzer. Luego creo que me veré entero el de The Whybirds y sólo un trozo del de Paul Weller. Llámenme osado….

Sonando: Little By Little de Gregg Allman

miércoles, junio 22, 2011

DPND: Jimmie Dale Gilmore - Braver Newer World

Cuesta encontrar en el mundo del rock de raíces alguien con una carrera tan larga y tan poco prolífica como el tejano Jimmie Dale Gilmore. Co-fundador de los míticos Flatlanders junto al gran Joe Ely, Gilmore siempre se ha tomado largos descansos entre sus discos. Quizá por eso no suele fallar en sus entregas. Nueve discos en 25 años de carrera en solitario no es como para tirar cohetes pero ¡vaya discos! En este repaso al rock americano de los 90, hoy nos detenemos en Braver Newer World, de 1996.

Y es que hubo un antes y un después para los grupos de rock americano llamados alternativos marcado, me atrevo a decir, por este disco. Porque aquí Gilmore se aleja ligeramente de sonidos más tradicionales y empieza a apostar por la experimentación y, porque no decirlo, la psicodelia. Así construye, por primera vez, un disco ligeramente conceptual, paisajístico, lleno de elementos hasta entonces ajenos a su música. Casualmente lo mismo que harán Wilco en 1999 con Summerteeth o los Jayhawks en 2000 con Smile. Y ambas bandas reconocen la influencia de Braver Newer World en eso. Quizá la producción de T-Bone Burnett, tan de moda actualmente, tenga mucho que ver en esos nuevos arreglos que engrandecen las siempre enormes historias que nos cuenta Gilmore. Mi favorita, «Come Fly Away». Espléndida. Aunque «Headed For A Fall», «Borderland» o ese «Because Of The Wind» que le presta su ex-compinche Ely, no le andan a la zaga.

Sonando: Long, Long Time de Jimmie Dale Gilmore

martes, junio 21, 2011

Tiene música propia

"Messi tiene música propia. le dedico todas mis canciones. No le falta ganar un mundial ni nada, así lo veo yo. Ver a Leo es una epifanía, nos demuestra la existencia de lo divino. Algún día diremos orgullosamente: he visto a Dios, vi jugar a Messi en una cancha de fútbol. Y Messi es Dios".

Que no lo digo yo ¿eh? Andrés Calamro dixit.

Sonando: Maradona de Andrés Calamaro

lunes, junio 20, 2011

Adiós al Big Man

Como no podía ser de otra manera, suena en mi equipo «Thunder Road». Se ha ido Clarence Clemmons, finalmente, tras una semana ingresado en el hospital, el viejo Big Man nos ha dejado. La E Street Band se me antoja herida de muerte. Hace un tiempo escribí un relato corto y basé un personaje en él al que llamé The Big Jim. Ahí va un trozo de ese relato como homenaje. Grande Clarence.

"Todo sucedía deprisa. Dejábamos una ciudad y llegábamos a otra. Tras esta venía otra. Y tras esa otra una más. Nada parecía tener fin. Era duro pero también inquietante y emocionante. Nunca olvidaré cuando les conocí. Aquellos chicos eran el futuro. Sonaban como nadie. Eran elegantes pero también salvajes. Nunca había visto nada igual. Por eso supe que debía ser su hombre. Las negociaciones fueron fáciles. La gente solía decirme que hablaba con los ojos. Y era verdad. Mi mirada hacía que rápidamente confiaras en mi. Pero es que además los chicos me conocían. Habían oído hablar de mi y todo el mundo lo tenía claro. El Big Jim era el mejor manager que podías tener. Y los chicos no dejaron pasar la oportunidad. Yo les iba a conseguir más cosas que cualquier otro. Dinero, mujeres, fama…estaban seguros de haber hecho una buena elección. Y yo opinaba lo mismo. De hecho mi manera de ver las cosas era la opuesta. Los grupos no me elegíanl. Yo era el que elegía a los grupos. A fin de cuentas era el Big Jim ¡joder!"

Sonando: Thunder Road de Bruce Springsteen

viernes, junio 17, 2011

Dave Alvin vuelve a sonar a Blaster

Poca falta debería hacer presenter a Dave Alvin por aquí. Eleven Eleven es su nuevo disco y vuelve a ser brillante. Tras unos años dedicados a investigar en la roots-music, Alvin gira la vista para facturar un disco, básicamente, que suena, de nuevo a The Blasters, su banda madre. Con este disco no se llevará otro Grammy al mejor álbum de folk contemporáneo como hizo en el 2000 porque aquí queda poco de eso. El viejo Dave demuestra el estado en el que se encuentran los veteranos de esto del rock americano y se saca de la manga un álbum cinco estrellas como los últimos de Mellencamp o Joe Ely, por citar a algunos cincuentones en plena forma. Un disco para el que llama a algunos de sus viejos amigos, esos Blasters que nos vuelven locos. Y no se olvida de su hermano Phil con el que se marca un espléndido « What’s Up With Your Brother» que acaba con una hilarante conversación. En «Run Conejo Run» parece respirar un Bo Didley entripado de enchiladas, «Black Rose Of Texas» recuerda a una balada marca de la casa Jim Lauderdale y la guinda con «Two Lucky Bums» cantada a dúo con el desaparecido Chris Gaffney es, sencillamente, brutal. Nos gusta de todas las maneras pero así, Dave, nos gusta aún más….

Sonando: Gary, Indiana 1959 de Dave Alvin

jueves, junio 16, 2011

Calles de Madrid

Aprovecho el título de una de las canciones de Quique González, motivo por el que ayer me encontraba en la capital, para repasar brevemente el viaje. Corto pero intenso. El objetivo ya lo saben, presentar la biografía del artista.

Me gusta Madrid. Es una de mis ciudades favoritas, sin discusión. Probablemente los que viven allí puedan tener sensaciones contrapuestas, algo habitual hacia tu sitio de residencia. Barcelona es mi ciudad y me encanta vivir en ella pero si tuviera que cambiarla, Madrid estaría entre mis candidatas, a pesar de no tener mar. Arropados por la hospitalidad de Juan y de Jackie (encantadora de la cabeza a los pies), Coco y yo intentamos pasar su febrada y mis ansias de patearme todas las tiendas de discos entre la incertidumbre de lo que iba a suceder en la presentación. Lo hicimos a base de cañas, tapas, entrevistas con el Mariskal Romero (inhumana, histriónica y legendaria ya) y encuentros. Muchos amigos (Esterilla imaginaria, cada día más guapa, esas tapas con Christina Rosenvinge o esa charla con Fino de Los Enemigos, un crack), muchas caras que poner y ganas de pasarlo bien. Las de muchos ruteros. Fichados. Beteta, Boullosa, Esteban. Héctor, Fernando... Las de promotores que sólo conocía por teléfono a pesar de años de curro juntos. La de Ángel Carmona que me entrevistó para Radio 3 por la mañana y se lo curró un montón. Y dos más. Las de los propietarios y visitantes habituales de este foro de Radio City y Escridiscos. De la primera salí con als sabias palabras siempre de Jesús, con las demos de Kristofferson en vinilo edición numerada, el primero de los Flat Duo Jets, el Trouble de Ray Lamontagne que hace años persigo en vinilo y el último de Slim Cesnass Auto Club. De Escridiscos me llevé una sonrisa encantadora, el vinilo de The Beat, el nuevo de los Feedbacks, el Van Go de los Beat Farmers y el CD de The Fakeband para regalárselo a Quique ¿Cómo la gente puede resistirse a esos ratos en las tiendas de discos con vendedores de este tipo que demuestran su pasión por la música? ¿Cómo va a sustituir eso una descarga? ¿Estamos locos?

Por la tarde presentación en la FNAC. Llenazo absoluto. No me lo esperaba. Alcanda se salió piropeándome. Un lujazo viniendo de alguien como él. Quique ahí, a mi lado, como yo quería. Disfrutando del momento juntos aunque haya algo que nunca me perdonará. Él y yo sabemos qué es. Y Coco y yo viviendo nuestra complicidad con la satisfacción de haber hecho las cosas, no sé si bien, pero sí lo mejor que hemos podido. Ahora el libro está en manos de mucha gente. Habrá opiniones para todo. Y yo las respetaré todas. Que a las 2 de la mañana, haciendo la última en Costello, después de ver el bolo de Jonny Kaplan es a la conclusión que llegamos. La importancia del respeto. Cosas del borracho o de que Txetxu Altube esté ahora flipando con «Blue» de los Jayhawks.

La noche acabó conmigo paseando en solitario por la calle Arenal, camino de la cama que me iba a acoger poquitas horas. El AVE salía pronto. Yo tarareaba. Ya saben, «Calles de Madrid».....

Gracias a todos.....

Sonando: Riverside de Beat Farmers

miércoles, junio 15, 2011

DPND: Calvin Russell - A Crack In Time

El llamado Tom Waits del country-rock protagoniza hoy nuestros Discos Para No Deprimirse. De paso, este pequeño post sirve de homenaje ante su reciente fallecimiento, el pasado 3 de abril.

Adolescente de esos metidos en continuos líos, carne de correccional, vivió todo la malo que se puede vivir al sur del mítico Río Grande. Estuvo encerrado en varias cárceles mexicanas y también yankis llevando al extremo lo que es ser un outlaw: duerme en las calles, sufre dependencia de la cocaína, la heroína y el alcohol. Es un bala perdida y sus discos apenas se venden. Hasta que ficha por New Rose y sus discos empiezan a venderse como churros en Francia. Eso le convierte en leyenda. Lo primero que hace su nueva compañía es reeditar sus primeros trabajos que compra por apenas 200 dólares a sus primeras disqueras. El primero de ellos, editado en 1990 y reditado en 1997 es una delicia y un auténtico tratado de rock americano grabado desde debajo del ombligo: A Crack In Time. La pericia y el ojo de Patrick Mathe, dueño de New Rose, le llevó a vender 100.000 copias en apenas unos meses. Tarde pero lo había conseguido. Un disco que luego sería super ventas en Holanda y Bélgica también y en el que Russell explica desde sus trapicheos con la marihuana a los 16 años, hasta el por qué los Ángeles del Infierno le veneraban como uno de los suyos. «Big Brother», «Little Star» o «North Austin Slim» difícilmente estarían en un disco de Springsteen pero explican bien lo que es esto del rock americano. Descanse en paz.

Sonando: Moments de Calvin Russell

martes, junio 14, 2011

Mañana presentación en Madrid

Mañana toca presentar el libro en Madrid. La cosa será a las 20:00 horas en FNAC Callao. Hay gente de Madrid que tengo muchas ganas de ver, así que ahí os espero....La cosa será bonita porque estará con nosotros Quique González, de nuevo, y también Santi Alcanda. Hoy viaje en AVE a la capital del reino para ver el segundo bolo de Quique allí y echar unas copas previas a la presentación de mañana. Coco irá a mi lado.Le dejaré a pesar de que el gran Luis Lecumberry le sacara una foto en la presentación de la Llibreria Alibrí, la semana pasada, que refleja claramente sus pensamientos: "¿cómo estoy tan loco de haberle sacado un libro al tío este?". Sé que, en el fondo, me quiere....

Sonando: That's Alright de The Suitcase Brothers

PS: Por cierto, a eso de las 9 pueden encontrarnos en Hoy Empieza Todo de RNE-3

lunes, junio 13, 2011

Servidor en el Fotopress de Efe Eme

Pues eso, que aquí un servidor fue entrevistado por Juan Puchades para el Fotopress de un lugar tan prestigioso como Efe Eme, rincón por el que han pasado J.F.León, Xavier Valiño, Diego Manrique, Fernando Navarro, Jaime Gonzalo y otros monstruos de esto del peridodismo. Estar ahí junto a esos nombres me parece un lujazo. Leo mi cuestionario y, cual Rob Gordon en Alta Fidelidad, cambiaría unas cuantas cosas pero, en general, me salió bastante bien. Ya me dirán qué opinan. AQUI lo tienen....

Sonando: Stay Lucky de The Gaslight Anthem

viernes, junio 10, 2011

Neil y yo nos hemos reconciliado

Después del chasco que me llevé con Le Noise, disco que he intentado una y otra vez, Neil se reconcilia conmigo, y de qué manera, con la edición de un tesoro. Y es que así se llama su nuevo disco, A Treasure. Un directo inédito grabado en 1984 que debe su título a le expresión de Ben Keith, co-productor del álbum cuando oyó las cintas grabads y exclamó “¡Esto es un tesoro!”. Lo es porque Young aporta seis temas inéditos y porque la grabación tiene como banda de acompañamiento a The International Harvests, o lo que es lo mismo Ben Keith, Spooner Oldham, Hargus "Pig" Robbins, Rufus Thibodeaux o Joe Allen. Young grabó este directo en un momento en el que tenía graves problemas con su compañía y se le acusaba de pasar frecuentemente por períodos erráticos. Él contestaba "Me puedes llamar errático, pero he sido coherente en eso, coherentemente errático" ¡Cómo me gustaría errar así!

Sonando: Amber Jean de Neil Young

jueves, junio 09, 2011

Pre-escuchando que es gerundio

Se trata ampliamente estos días en cientos de medios (virtuales, escritos, audiovisuales) el fin, por otro lado anunciado de la gratuidad de Spotify. El fin del mundo parece haberse producido para muchos. Revistas como Rolling Stone dedica un reportaje a buscarle alternativas. Eso se une al cierre indiscriminado de blogs de descargas. Y digo indiscriminado porque conozco gente a la que le han cerrado el blog ¡por poner en descarga sus propias canciones! Me atrevo a decir que lo de Spotify es una estrategia comercial, desde el principio, como lo fue Napster. Te pongo el caramelo y luego te lo quito. Pero ¿qué hace un comprador compulsivo de discos como yo preocupado por esto? Ni siquiera soy usuario habitual de Spotify. Eso sí, defiendo a muerte la pre-escucha. Sobre todo para descubrir nuevas bandas. Sé que esta es la defensa de mucho pirata de parche en ojo para descargar y no comprar ni un disco pero, los que me conocen, saben que no es mi caso. Yo intento comprar, hasta donde llega mi sueldo, todos los discos que me gustan. Eso sí, la pre-escucha es necesaria. Me conformo con lo que ofrecen webs como Amazon, por ejemplo, o CD Universe. Apenas 30 segundos para saber qué estas comprando. O los myspaces que poca gente cuida ya. No son tiempos, sintiéndolo mucho, de lanzarse a comprar discos a boleo a ver si suena la flauta. Hoy es tiempo de referencias, de consejos y de pequeños adelantos. Es la única manera para sobrevivir ante la avalancha de contenidos que se nos vienen encima. Si no, el grupo nuevo morirá. Estoy seguro de ello. Y los coleccionistas nos dedicaremos a seguir buscando clásicos que nos faltan en la colección. Que siguen habiendo millones y vas sobre seguro. Está bien eso de arriesgarse pero no está el horno para bollos, oigan…

Sonando: Copperhead Road de Steve Earle

miércoles, junio 08, 2011

DPND: Mudboy And The Neutrons – Negro Street At Dawn

Siguiendo con el repaso que todos los miércoles damos a los discos de rock americano que se hicieron en los 90 vamos a pararnos en 1993 y en unos clásicos, la banda de Jim Dickinson, padre de los NMA Luther y Cody. Hoy estos Discos Para No deprimirse se detienen en los chicos del barro y los neutrones.

Mudboy And The Neutrons inician su carrera en los 70 y la acaban en los 90. A pesar de eso, su primer disco no llega hasta 1986 con Know Felons In Drag y el último en 1995 con They Walk Among Us. Por en medio sólo Negro Streets At Dawn. Tres discos en diez años de historia discográfica y 20 de musical. Demasiado poco para el bandón que formaban Dickinson cantando, a las teclas y a la guitarra, Sid Seldvige a las acústicas, Lee Baker a la eléctrica y un espectacular Crosthwait Jimmy a la washboard. Una banda nacida en Memphis, aunque Dickinson y Baker eran nacidos en Arkansas. Un grupo en el que todos cantaban y todos lo tocaban todo ¿Y cuál es la explicación a tan poca productividad discográfica y, sobre todo, a su separación? La cosa es sencilla y se esconde detrás de la frase de Dickinson: “Todo lo que somos es una banda de respaldo para Lee Baker”. Pues Baker murió trágicamente asesinado el 10 de septiembre 1996 en Horseshoe Lake, condado de Crittenden. Así, la banda que había tomado su nombre de una expresión que Ry Cooder pronunció mientras grababa con Dickinson (”¡nunca me iré de gira sin Mudboy y sus neutrones!) llegaba a su final. Difícil quedarse con uno sólo de sus tres discos. Yo lo he hecho con Negro Street’s At Dawn, simplemente, por ser el que estaba en medio. Grabado Bob Kruzen en P. Wee 's Saloon, muestra a la banda en toda su grandeza. Los cuatro miembros a pleno rendimiento en temas como «Money Talks», «The President», «Dear Dad» o «Dark End Of The Streets». Inconmensurables.

Sonando: Land of 1000 Shotguns (part 1 & 2) de Mudboy And The Neutrons

martes, junio 07, 2011

Otra presentación













Gracias a todos los que vinisteis el jueves pasado a la presentación de la biografía de Quique González y también, por supuesto, a todos los que habeis comprado el libro. La cosa estuvo muy bien y mañana repetimos, aunque ya sin la presencia de Quique. La Llibreria Alibrí nos acoge a partir de las 19:30 h. en un acto que se culminará con una copita de vino para todos los asistentes. La cosa es en la Calle Balmes 26. Y la semana que viene ¡Madrid! Os dejo unas fotitos con Quique y un servidor firmando libros y esas cosas que se hacen.

Sonando: When I Write A Book de Rockpile

lunes, junio 06, 2011

The Fakeband - Sweet

Volvemos con canciones soberbias que no puedes quitarte de encima. El primer disco de The Fakeband se llama Too Late, Too Bad y está lleno de ellas. Desde que me llegó el jueves no para de girar y girar en mi reproductor. El disco es una barbaridad de bueno. Con las influencias que todos esperamos de una banda que apuesta por esa propuesta: The Band, Grateful Dead, CSN&Y, Tom Petty, Springsteen….Un vicio de disco. Yo ando loco por ese «Sweet», su tercer tema que empieza, exagerando, pareciendo un descarte del Highway 61 Revisited para acabar pareciendo un tema perdido del segundo volumen de los Travelling Wilburys, compuesto por Petty para que lo cante Dylan. Vaya temón. Y en el álbum de esos hay unos cuantos. Me parece que este verano ya tengo banda sonora. Curioso que dos de mis discos favoritos nacionales del año (éste y el de Smile) hayan salido de Getxo. Ranedo me dijo que es pronto para llamarla Getxaustin TX.

Sonando: Sweet de The Fakeband

jueves, junio 02, 2011

Hoy es el día....

Presentación del libro en Barcelona...

Museu del Rock (Las Arenas. Pl Espanya)
20:00 h. Entrada libre
Con la presencia de un servidor y Quique González


miércoles, junio 01, 2011

DPND: Sidewinders – Auntie’s Pool Hall

Green On Red o Gim Blossoms podrían ser algunas de sus referencias, sin olvidar a Springsteen o Petty. Son los Sidewinders y hoy protagonizan estos Discos Para No Deprimirse.

Lo grande de los Sidewinders es que, a pesar de caminar por las listas con más pena que gloria y de tener dos líderes, Rich Hopkins, que acabaría al frente de los Luminarios con su guitarra y David Slutes a la voz, con una personalidad aplastante, conseguían un sonido muy especial que sólo se reproducía cuando se juntaban. Auntie Ramo’s Pool Hall es su tercera entrega, editada en 1990 y última bajo ese nombre antes de rebautizarse como Sand Rubies. Un disco en el que la afilada guitarra de Hopkins puede con todo. Canciones tan extremadamente pegadizas como «We Don't Do That Anymore» o magníficas tonadas como « Sara's Not Sober» o «Little Boy» no consiguieron que la banda saliera mucho más allá de su Tucson natal. Quizá por eso, unido a una denuncia por apropiación indebida de su nombre que provenía de una banda de Carolina del Norte, provocó que en 1991 acabaran cambiando su nombre. Aunque esta fue una gran despedida.

Sonando: Came On Like The Sun de Sidewinders