martes, enero 31, 2012

El Ruta de Enero: El blues del s XXI

Ya está disponible el Ruta del mes de Enero. Y les aseguro que eso, cada mes, tiene un mérito enorme. Aquí el plumilla aporta lo de siempre: noticias, películas (Two Headed Cow y Herman's Hermits Hold On), libros (El Tiempo Es Canalla) y discos (James Leg, Left Lane Cruiser y John Paul Keith). Como aportaciones más especiales encontramos el disco del mes, para Los Deltonos, con algún comentario que igual me cuesta una colleja, y un extenso artículo de blues del siglo XXI en el que se incluye una entrevista con el gran Seasick Steve, que me pareció un tipo genial, y una revisión de algunas bandas hechas a cuatro manos con el amigo Manel Celeiro. Como muestra les dejo la introducción que escribí para ese artículo:

Por un lado el blues. Ese género tan definido. Tantas veces acusado de estar anclado en el pasado. De moverse entre ruedas de tres acordes y no evolucionar. Defendido por muchos y denostado por otros, acusado de ese inmovilismo. Y por otro nosotros. Convencidos de que hay mucho en lo que investigar. Cosas nuevas que descubrir. Músicos jóvenes, y también veteranos, que aportan sonidos nuevos, texturas diferentes, y enfoques particulares que siempre miran de reojo a los maestros del género. Hemos querido darles un pequeño repaso. Apuntar algunos nombres que están luchando contra esa corriente de estabilidad mal entendida, como Seasick Steve, con el que hablábamos largo y tendido. Olvidándonos muchos de esos cruzados en una batalla, probablemente, perdida de antemano. Innovadores arriesgados y certeros francotiradores de música pantanosa. Unos auténticos rara avis empeñados en resucitar algo que ellos saben que no puede morir. Porque es sólo blues, pero nos gusta.

No se pierdan tampoco los artículos de Sharon Jones, Trash Redux o, sobre todo la excelente resurrección a cargo de Manuel Beteta de ¡New Race! High Energy, my friends...

Sonando: Got To Move On de Kevn Kinney

lunes, enero 30, 2012

Las aventuras del profesor Castarnado IV: Emit Bloch

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que las compañías mandaban discos a las redacciones de las revistas para que los redactores pudieran escuchar sus nuevos lanzamientos. Esas mismas compañías decidieron devaluar la música de sus artistas y muchas pensaron que era suficiente con enviar un link para escuchar, la mayor parte de las veces en streaming de mala calidad, sus novedades. Ellas sabrán. Quedan algunas, pero cada vez son menos. Por eso una historia como la que voy a contar ahora difícilmente sucederá en estos tiempos.

Corre 2009 (les dije que no era muy lejano) y recibo un mensaje de Toni Castarnado: te he dejado un disco en la redacción del Ruta. Lo he escuchado y me ha encantado pero he pensado que este disco es más tuyo. Es más tu rollo. El tipo se llama Emit Bloch. Si no te entra a la primera dale más oportunidades. No hizo falta. Entró a la primera.

El disco, distribuido aquí en 2010, era Dictaphones Vol.1 y era ¡su séptimo disco! El título viene motivado porque todo el álbum está grabado con un dictáfono que es un trasto de una sola pista que se utilizaba para grabar discursos de políticos. Eso le da al disco un rollo increíble. “Me recuerda a Woody Guthrie” dice de él Beth Orton. Y a mí también. Uncut le sopló al disco cinco estrellas y calificó a Emit como un compositor excelente. Y encima, el álbum logró desatar la polémica por sus medios de grabación cuando los compradores de atunes pusieron una de sus canciones en los primeros puestos. El prestigioso DJ Steve Lamacq llegó a preguntar en antenas: “¿Es esta la respuesta del público a los problemas de la industria discográfica?”. El profesor volvió a acertar.

Sonando: Rolling Home de Emit Bloch

viernes, enero 27, 2012

Los Olvidados 2011: The Widowbirds

Aunque más que olvidados en mi lista de lo mejor de 2011 podríamos asignarles la definición de descubiertos con posterioridad. Que a nadie le asuste el principio de su disco, que sí, que suena peligrosamente a heavy-rock de los 80, pero son sólo unos segundos aunque luego quede algún ramalazo. Nada peligroso. Vamos a lo que vamos.

Su cantante es Simon Melli, líder en el pasado de Ooh La La. Bien, referencia clara a los Faces. Fantástico. El tipo asegura que sus cantantes favoritos son Rod Stewart, Chris Robinson y Frankie Miller. Perfecto. Buen gusto. Su segundo tema, «Go Down» dicen que lo basan en el «Miss You» de los Stones. Joder, mira que hay temas de los Stones y se inclinan por «Miss You». Tampoco está tan mal. Suena un poco a los Black Crowes haciendo el «I Ain’t Hidding» pero sin llegar a esos extremos. Al final acabas bailando y todo. Pero con «Sweet Lady Mary» se meten en un terreno experimental que ya no van a abandonar en todo el disco y que, ahora sí, nos encanta. Les preguntan en una entrevista por su concierto favorito y responden que el Unplugged de Aerosmith. Después les piden su disco favorito y aseguran que andan enganchados del último de los Crowes desde que salió, y que les chifla el rock californiano. Afirman que el mejor frontman de la historia es Jim Morrison y que si tuvieran que recomendar una banda serían los Buffalo Killers o los Diamond Dogs. Y el tema «Rumble In The Alley» no deja lugar a dudas. Con todas esas referencias pues ya se sabe: rock con alma soul y amor por los clásicos. Y ojo, tremendamente adictivos cuando se ponen más acústicos y Melli suelta la voz. Lo dicho, para apuntar.

Sonando: Tonight We Ride de The Widowbirds

jueves, enero 26, 2012

Los 10 mejores discos grabados en casa

Curiosa lista la que se saca de la manga la revista Paste Magazine: los 10 mejores discos de la historia grabados en casa. Es decir, discos para los que los músicos no se han desplazado a un estudio a grabarlos. Un yo me lo guiso, yo me lo como, vamos. Ahí va la selección que ellos hacen:

1. Nebraska de Bruce Springsteen
2. Exile On Main Street de The Rolling Stones
3. For Emma, Forever Ago de Bon Iver
4. The Basement Tapes de Bob Dylan
5. Bee Thousand de Guided By Voices
6. The Creek Drank the Cradle de Iron And Wine
7. Yip/Jump Music de Daniel Johnston
8. OK Computer de Radiohead
9. Full Force Galesburg de Mountain Goats
10. The Downward Spiral de Nine Inch Nails

Para conocer sus razones sólo han de hacer click AQUI. Creo que no hace falta que yo opine sobre el cuarto puesto de las Basement Tapes pero ¿qué opinan Vds? ¿qué les falta?Ya me contarán...

Sonando: Going To Acapulco de Bob Dylan & The Band

miércoles, enero 25, 2012

Gurf Morlix, primera espada o escudero de lujo

10 de junio de 2006. Ray Wylie Hubbard se sube al escenario del Everyday Inn en Rockingham, Vermont. Ataviado con el habitual pañuelo que cubre su cabeza, le acompaña un tipo discreto en todo menos en la gorra que ocupa el lugar del pañuelo de Wilye. Una horrorosa prenda verde y amarilla de baseball que se nos antoja el atuendo menos rockero del mundo. Da igual. Debajo de esa gorra se esconde Gurf Morlix. Alguien que a la postre se va a convertir en el protagonista del concierto. O no. Esa es la duda que siempre nos asalta con Gurf. Si es tan grande como creemos porque sabe mantenerse en un destacado segundo plano, o su grandeza reside en su tremenda personalidad, que sólo su timidez disuelve para evitar su conversión en una estrella por sí mismo.

Así se inicia el artículo inédito que dedico al gran Gurf Morlix y que puede leerse íntegro en la web del Ruta. en concreto AQUI. Les recomiendo no perdérselo. Creo que me ha quedado bien majo. Por lo pronto les dejo aquí un documento gráfico la mar de curioso: una postal que Jerry Wexler, uno de los grandes productores de la historia le enviaba a Ray Wylie Hubbard cuando éste publicó Delirium Tremolos, en 2995. Un disco, claro, producido por Gurf Morlix.


Sonando: The Beauty Way de Ray Wylie Hubbard

martes, enero 24, 2012

Carlos Vudú, Murcia ¡qué hermosa eres!

Bajo el título casposo del típico programa de Televisión Española dedicado periódicamente a la comunidad murciana, quiero destacar la cantera que aporta la tierra de la Matrona al rock patrio. Además de los más que reconocidos M-Clan de allí ha salido gente como los Marañones, una de las bandas más grandes del país, Joaquín Talismán, Alondra Bentley, Rumor, The Shame, Lidia Damunt, Máez y un largo etcétera. No, a Maldita Nerea no los considero rock, ni siquiera reseñables. Lo siento.

El nuevo fruto de esa tierra es Carlos Vudú & El Clan Jukebox. Su primer disco, Cartas Marcadas, tiene ese poso a medio camino entre Tarque & Co. y Quique González que tan bien le sienta al rock en la lengua de Cervantes. Producido por José Nortes, que tiene mucho que ver en ese tipo de sonido y del que esperamos con ansia el trabajo con Los Madison, el disco suena fresco y resultón. “Un vendedor de fe ambulante se arrastra en las aceras / los héroes han comprendido que ya no tienen a quien salvar / mientras la banda revienta el lugar esperando una monedas / todo forma parte de este roto blues”. En la web Murcia Rock lo definen como “ubicado en algún punto intermedio entre Nacho Vegas y José Ignacio Lapido -sin el factor críptico del primero ni el grado de desesperanza del segundo-, su música sabe a rock y apunta a la primera división nacional”. Pues perfecto oigan.

Sonando: Cartas Marcadas de Carlos Vudú

lunes, enero 23, 2012

Aina, Bruno y las canciones de Dylan

El martes pasado nació Bruno. El último en llegar a una extensa familia. Hace apenas tres meses lo hacía Aina. Escasa diferencia, aunque no pudieron ganar a sus madres: las dos gemelas más guapas de esta ciudad. Yo decidí que en lugar de ir a verlo mejor tenía un desmayo, me caía, me estampaba con una puerta y me hacía una buena brecha de seis centímetros en mi calva cocorota. Mucho mejor plan. Seis horas metido en el Hospital Clínic, vía en el brazo, análisis de sangre, radiografías, mareos, tranquilizantes y un diagnóstico final definitivo, de esos que sientan cátedra: no sabemos qué te ha pasado ni por qué te has pegado el talegazo pero suele pasarle a mucha gente. Total que mientras mi nuevo sobrino vivía sus primeros minutos de vida, yo estaba en otro hospital haciendo de las mías y pensando en visitar a un neurólogo por si tenía un tumor cerebral. Coco, acertadamente, me dijo que sí que me hacía falta un neurólogo, pero de los de las neuras. Seis horas en un hospital, sentado en una camilla mientras te sangra la cabeza son muchas horas (tardaron tres en ponerme las 8 grapas que adornan mi bonito posasombreros). Pensé que quizá podría regalarles una canción a mis sobrinos. A los dos. Esperaba que naciera Bruno para hacerlo. Quizá algún día les componga algo pero, by the moment, fusilaremos al más grande. Creo que para Aina lo mejor es el «Forever Young» de Dylan…y por ser ella, le dedico la versión de Eddie Vedder, que es apabullante.

Que Dios te bendiga y te proteja siempre
que tus deseos se hagan todos realidad
que hagas siempre por otros
y otros hagan por ti
que construyas tu escalera a las estrellas
y subas cada peldaño
que permanezcas por siempre joven,
por siempre joven, por siempre joven,
que permanezcas por siempre joven

Y para Bruno, otra de Mr. Bob…«Lord, Protect My Child» en versión Susan Tedeschi.

Es listo para sus edad,
tiene los ojos de su madre,
Hay alegría en su corazón,
es joven y salvaje.
Mi único ruego es, si yo he de faltar,
Señor, protege a mi chico.

Ahora su juventud florece
y tiene siglos de edad,
Verlo jugar me hace sonreír.
No me importa lo que me ocurra,
ni cuál sea mi destino,
Señor, protege a mi chico.


Ya tenéis cada uno vuestra primera canción. Me encanta que estéis aquí….

Sonando: Lord, Protect My Child de Bob Dylan

viernes, enero 20, 2012

DPND: Johnny Cash - American Recordings

Llegamos al fin de la serie. Aquí dejo estos Discos Para No Deprimirse que nos han acompañado en esta bitácora cerca de 50 semanas Tiene el honor de cerrar la serie, como no, uno de los padres del invento. Sí, lo se, me he dejado muchos, pero es lo que hay. Hasta aquí hemos llegado y Johnny Cash me parece la mejor forma de cerrar esta etapa. Pensaremos en otra serie que publicar más o menos de manera habitual. De momento, disfruten de las American Recordings.

Difícil decir algo que nos e haya dicho ya sobre esta obra maestra no sólo de la música, sino también de la cultura del siglo XX. El primero de los trabajos publicados por Johnny Cash bajo la protección y el consejo de Rick Rubin en 1994. Un productor de rap y hardcore encargándose de uno de los pilares básicos de la música country ¿Qué puede salir de eso? Mierda de la buena, señores. Una maravilla. Cash grabando sólo con un micrófono en una sala al estilo Sun Records. El minimalismo instrumental transformado en un maximalismo sentimental. Colaboraciones escondidas de Danzig o om Waits. Versiones de Kristofferson, de Nick Lowe, de Leonard Cohen, de Loudon Wainwright….«Delia’s Gone»…«Redemption»…Pero, por encima de todo, Johnny Cash. Perdón. JOHNNY CASH. Así, en mayúsculas mucho mejor.

Sonando: Delia’s Gone de Johnny Cash

jueves, enero 19, 2012

Lydia Loveless - Steve Earle

Sigo enganchado al discazo de esta señorita. Lo comentaba hace apenas cinco o seis posts y ahí seguimos. La chica del corazón tachado tatuado justo encima de donde debe estar el suyo me vuelve loco. Y «Steve Earle» es la canción. Vaya por delante que el hecho de hacerle una canción a Steve Earle ya merece un homenaje de por sí. Pero es que si encima es tan buena como esta...La entrada de la caja de la batería es suprema y arranca el tema con una fuerza insuperable tras unas estrofas cantadas por la reconocible voz de Lydia ¿Y habéis visto como dice Steve Earle? Esa mezcla de pasión, respeto, fuerza y sensualidad, como diría Coco, me pone bruto. Es, simplemente, deliciosa. Y si ahora tuviera que hacer la lista con lo mejor del año pasado estaría bastantes puestos más arriba.

Sonando: Steve Earle de Lydia Loveless

miércoles, enero 18, 2012

Los Huéspedes Felices - Cada Día

En 1998 Los Huéspedes Felices editaban una canción vitalista como pocas, pero triste a la vez, «Cada Día». Una gema pop que recupero cada cierto tiempo y que se encuentra entre mis canciones favoritas del pop de este país. Huyendo del hastío gritaban a los cuatro vientos “yo nunca seré uno más” para acabar convenciéndose de lo contrario. “Cada día tengo ganas de cantar, y la gente me sonríe al pasar”. Grabada en Septiembre de 1998 en Berce cuenta con la colaboración especial del Brujo Miguel Ángel Villanueva a los coros. Y es que esos pa-pa-pás son casi insuperables. La canción compartió single de 45 rpm con la curiosa y simpática «Amor de mamá», pero ahora es fácil escucharla porque la banda gallega, que por cierto el año pasado sacó un discazo que olvidé incluir en mi lista de lo mejor del año, ha colgado toda su discografía en su Bandcamp. Una oportunidad inmejorable para escuchar un montón de grandes canciones.

Sonando: Cada día de Los Huéspedes Felices

martes, enero 17, 2012

Alex Chilton en la Jukebox

Tremendo documento el que llegaba a mis manos a finales del año pasado. Free Again: The 70 Sessions. Un discazo firmado por el gran Alex Chilton, protagonista, por cierto, de uno de los Acordes Rotos del gran Fernando Navarro que todos deberíais leer. Voy a decir algo para que alguno se me tire al cuello. Álex Chilton era más grande, mucho más grande, que Paul McCartney. Dicho está. Y ahora nos llegan unas grabaciones pre Big Star, recogidas de unas sesiones celebradas en los estudios Ardent. Canciones en estado embrionario, muchas, y clase y genialidad a raudales. Un Chilton que aparece aquí influido por todo lo que ha pasado por sus oídos en sus años de formación, y que refleja perfectamente esas influencias en sus canciones. Y ojo con las hilarantes versiones de «Jumpin Jack Flash» de los Stones y el «Sugar, Sugar» de los Archies…Impagables.

Eso ha hecho que Chilton sea el gran protagonista del final de la quinta edición de Prefiero Una Jukebox. Esta vez he optado por mucho Nuevo Rock Americano, con nombres como The Del-Lords, Delfuegos, Guadalcanal Diary o los Violent Femmes, pero también dejando espacio para clásicos como la saga Hank Williams, Waylon Jennings o The Byrds, y novedades como Band Of Pearl, Lonesome City Travellers y muchos más. Como siempre en descarga aquí.

Sonando: Free Again de Alex Chilton

lunes, enero 16, 2012

Jack White y Tom Jones, single a la vista

Mi amigo Jack White está que no para. Y sus seguidores estamos más que contentos con ello. Para empezar, y para beneplácito de los devoradores de singles de vinilo, dentro de las interesantísimas Blue Series de su sello Third Man Records, edita un 45 rpm de Tom Jones en el que el tigre de Gales re-versiona «Jezebel» y añade una revisión del «Evil» de Howlin’Wolf. White, como no, toca y produce ambos temas. Después del último buen disco de Jones, el lanzamiento promete y mucho. Pero no acaba ahí la cosa. Los extintos White Stripes también tendrán single exclusivo en Third Man Records. Jack va a publicar un par de descartes del disco de debut de la banda que mantenía con Meg. Y encima anuncia reediciones en vinilo de Charlie Patton, Blind Willie McTell y Mississippi Sheiks ¿Qué quieren que les diga? Muchos lo acusan de emprender estas cosas por interés, por imagen, por dinero….Yo no lo sé pero, cierto o no, me parece uno de los personajes jóvenes más interesantes del panorama rockero actual.

Sonando: Evil de Howlin'Wolf

viernes, enero 13, 2012

DPND: Jas Mathus & His Knockdown Society - Play Songs for Rosetta

Si servidor tuviera que elegir sólo diez discos de rock de raíces hechos en los 90, éste sería uno de ellos. Bajo el nombre de Jas Mathus se esconde el gran Jimbo Mathus y bajo el de His Knockdown Society el de gente como los hermanos Dickinson. Ellos son los protagonistas de estos Discos Para No Deprimirse de hoy.

Para el que no conozca a Mathus (pecado mortal), puede encontrar una entrevista-reportaje que el menda le hace en el Ruta de este mes, así que no me extenderé. Sólo recordar que es el líder natural de aquellos Squirrel Nut Zippers que nos volvieron locos en los 90, que es licenciado en filosofía, que le chifla la alquimia y que es una de las personas que más sabe de roots music de este mundo.

Rosetta Patton fue mi niñera en Clarksdale. Cuando me enteré que era hija de Charlie Patton le hice Songs For Rosetta para ayudarla económicamente”. Esa es la historia que se esconde detrás de este Songs For Rosetta, de 1997. Un disco de 10 que tiene el objetivo de ayudar a pagar las facturas médicas de Rosetta después de un derrame cerebral. Perfecto de principio a fin. Desde sus temas propios hasta sus versiones, con especial atención en este terreno a ese « Keep Your Hand's Off Her» de Leadbelly. Música pasional y apasionada, tocada con la sensación del que está viendo ensayar a la banda de su primo en un trastero o en un garaje. Con el mismo espíritu que The Band y Dylan en la casita rosa. Haciendo el trabajo sucio, el que nadie quiere. El de rebuscar en el pasado para encontrar los sonidos del presente. Y lo hace acompañado de Luther y Cody Dickinson a las guitarras, del Blind Melon Glenn Graham a la batería, de su compañero en los Zippers Stu Cole y de gente de los Mississippi’s Gut Bucket. Slides por un tubo, washboards, armónicas, banjos….Música soul por significado, porque sale del alma. Blues por sonido, por su sencillez. Y country por esencia, por su espíritu. Raíces. Me encanta lo que leí en Internet sobre él: “si eres un amante de la música, compra este disco. Si eres un fan de los Squirrel Nut Zippers, compra este disco. Si estás cansado de lo rancio de la nueva música, compra este disco. Si quieres algo viejo realmente nuevo, compra este disco. Y si tienes algo de dinero de sobras, me compras una copia a mi también. El mío está rayado”. Que sean dos.

Sonando: I Got Mine de Jas Mathus & His Knockdown Society

jueves, enero 12, 2012

Slim Cessna’s Auto Club, o la energía de la música roots

He tenido un principio de semana raro. Me encontraba de mala leche. Disperso. Con ganas hasta de soltarle un guantazo a alguien que me diera un mínimo motivo. Enfadado con el mundo. Con pocas ganas de nada y necesidad de mandarlo todo al carajo. Malos días en el curro. Y que nadie me diga que tengo suerte de tenerlo en los días que corren. Me parece un argumento banal y que nos han colado los politicuchos con vaselina. El trabajo no es una suerte, es un derecho. Y es que amparándose en esa “suerte”, te bajan los sueldos, te putean y tú permites que lo hagan porque eres un tío suertudo. Pues yo me cago en su puta suerte. No me atrevo a ir a un tío que está cargando en Mercabarna y decirle “que suerte tienes de pasar ocho horas cargando cajas y que te paguen 640 €uros. No te quejes que otros están peor”. Mal de muchos, ya saben…Y no, no haré demagogia. No es mi caso. Mi trabajo es de puta madre (aunque no me guste), tengo un buen horario y está muy bien pagado. No me puedo quejar. O eso dicen. Pero quiero quejarme ¿qué pasa? El año pasado decidieron bajarme el sueldo para asimilarme a los funcionarios, sin serlo, que eso es lo bueno. Y este año, con la subida de IRPF y el hecho de que June cumple 3 años me sube un 3% el IRPF. De puta madre. En 2 años he pasado a cobrar un 7% menos de mi sueldo. Y me tengo que callar porque tengo suerte. Vale. Pues me callo. Supongo que también tengo suerte por tener luz, más cara que en ningún sitio, y agua, y autobuses para ir a trabajar que pago a 2 €uros el billete, y juzgados para que se llenen de políticos con cientos de desfalcos, fraudes y estafas. Y freno porque sería no parar… Miren ¿saben cómo se llama mi suerte? Se llaman June y Raquel. Punto.

Y con esos pensamientos encontrados me dirijo el martes pasado al concierto de Slim Cessna’s Auto Club y John Doe. Llego cabreado a pesar de haber quedado con Coco y Manel para tomar unas cervezas antes que me sientan muy bien. En el bolo mis amigos lo notan. Algo me pasa. John Doe inicia las descargas. Sé que no es políticamente correcto pero, excepto algunos detalles, me pareció un concierto aceptable, simplemente. Nada espectacular. Quizá disponer sólo de 45 minutos le pasó factura. Pero llegan los de Denver, Colorado (lo dijeron unas cuantas veces) y aquello cambia. Un directo fresco, divertido, inusual…O no. La verdad es que llevo varios conciertos que caminan por ese estilo (Legendary Shack Shakers, Pine Hill Haints….) y todos me hacen pasármelo en grande. Slim Cessna no fue una excepción. Muy buen directo, sorprendentes temas y hasta coreografías circenses. Dicen que con verlos una vez hay suficiente porque hacen siempre lo mismo. De momento, yo me quedé con ganas de más…

Sonando: Americado de Slim Cessna’s Auto Club

miércoles, enero 11, 2012

Los olvidados 2011: Greg Trooper

Pues sí. Se inicia el repaso a algunos de los discos olvidados en mi extensa (y criticada) lista de discos del año. El primero (e imperdonable) es el del gran Greg Trooper. En este caso Internet me jugó una mala pasada porque oí el disco antes de que se publicara. Yo lo escuché mucho a finales de 2010, pero oficialmente no se publicó hasta el 8 de febrero de 2011. De hecho lo metí en el puesto 24 del año pasado. Excusas baratas para injustificar lo injustificable. Porque Greg es uno de los grandes y por estos lares se le ha defendido siempre. Como penitencia me he encargado de colgar una entrevista inédita del amigo Jordi Pujol Nadal en la web del ruta donde suelta perlas como esta:

¿nos puedes decir cinco discos de los que estés enamorado o sin los que no puedas vivir?
Podría decirte más fácilmente cien que cinco… Puedo decirte cinco artistas que continúo escuchando y que continúan inspirándome: Bob Dylan, Sam Cooke, Otis Redding, Nick Lowe, Tom Waits.

Buen gusto lo llaman. Más en la web routier.

Sonando: Dreams Like This de Greg Trooper

PS: Por cierto, Greg me recuerda mucho físicamente a mi amigo Jaime Anglada, a quien por cierto debe encantarle este disco.

martes, enero 10, 2012

Las aventuras del profesor Castarnado III: Lydia Loveless

Hacía tiempo que no le daba chance a esta mini sección: los descubrimientos del bueno de Toni Castarnado. Pero es que esta vez no tengo excusa porque encima ha logrado que un disco que oí por primera vez el día 23 de diciembre, en su coche, mientras iba al concierto de Quique González se haya convertido en uno de mis favoritos del año. Por supuesto, salí del coche con el disco debajo del brazo. Así de bueno es Toni.

La cosa tiene guasa. Señorita de Ohio, 21 añitos y su primer disco (aunque previamente editó otro semi-oficial). Influencias del punk y el country-rock de toda la vida. Busco por Internet y veo que la chica ¡está girando con Scott H.Biram! ¡Qué pequeño es el mundo! Scott es otro de mis favoritos, ya saben. Sigo rebuscando en la red y encuentro reseña del disco en la web de Efe Eme a cargo de Julio Valdeón. La última frase se me antoja definitiva: "Lydia, Chavela Vargas entre la Carter Family el punk, metralleta en mano, lidera la resistencia". Toma ya. Cuando la oiga Manel Celeiro se cae de culo ¡Ah! Y el sexto tema del disco se llama «Steve Earle». Casi nada.

Sonando: Can't Change Me de Lydia Loveless

lunes, enero 09, 2012

Silencio, escribe Lapido...

Extraído del Periódico Granada Hoy de ayer domingo 8 de enero de 2011.

MARIANO Rajoy, al que siempre habíamos criticado por su tendencia a la indefinición y su desesperante abulia en la toma de decisiones, nos ha sorprendido a todos con su repentina diligencia: sólo ha tardado dos consejos de ministros en incumplir su gran promesa electoral. No se recuerda a ningún presidente del Gobierno de la democracia que engañara a sus votantes con tanta rapidez. Rajoy, discípulo predilecto de Houdini, campeón del escaqueo, maestro del "ahora no toca", ha sido llegar al poder y ¡zas! a reivindicar el refranero castellano: donde dije digo, digo Diego. Está claro que el poder, además de corromper, confiere al que lo detenta una rara energía para saltarse a la torera los compromisos adquiridos.

Dice el diccionario de la RAE que estafar es "pedir o sacar dinero o cosas de valor con artificios y engaños". Los votos, nadie lo duda, son cosas de mucho valor, y el PP los consiguió a espuertas en las pasadas elecciones de noviembre. Que en este caso el presunto estafador sea registrador de la propiedad da que pensar, reflexión que podríamos ampliar a los presuntos estafados: ¿Quién en su sano juicio pensaba que Rajoy iba a hacer esto, aquello, lo otro y lo de la moto sin aumentar la presión fiscal? Sólo un pardillo. Rara avis que creíamos en vías de extinción. Creencia equivocada, a la vista está. Casi once millones de españoles creyeron lo que Rajoy no se cansó de repetir y le dieron su voto.

Que en las actuales circunstancias subir los impuestos sea conveniente y/o necesario es lo de menos. De hecho era casi imposible que fuera quien fuese quien hubiera ganado las elecciones no los subiera, por eso la más mínima prudencia dictaba no hacer de ello un banderín de enganche electoral, como hizo el PP. Alguien que sospecha que puede verse obligado a hacer algo así no pone tanto énfasis en negarlo ni en jurar que nunca lo hará. Mariano, protomártir cristiano, en sus mítines de campaña parecía decir "antes me dejo comer por los leones del Coliseo que subir los impuestos". Pues ya lo ven.

Que ahora Soraya justifique el engaño con el recurrente tema de la herencia recibida sólo puede ser tomado a broma. El Partido Popular se ha pasado una legislatura completa asegurando que la situación económica en España era poco menos que catastrófica. ¿Exageraban antes o exageran ahora? ¿O tal vez no contaban con que las comunidades autónomas gobernadas por ellos desde tiempos inmemoriales no han sido el mejor ejemplo de la tan cacareada austeridad? Habrá que esperar para obtener una respuesta. Rajoy, al contrario que su inmediato predecesor, no tiene querencia por salir en las fotos, y de los micrófonos no hablemos: los rehúye como un vampiro a la luz del sol. Tanto es así que hasta febrero no tendremos el gusto de disfrutar de una comparecencia suya. Cosas de la regeneración democrática.


José Ignacio Lapido

Sonando: ¿Qué fue del siglo XX? de 091