jueves, mayo 29, 2014

El primavera la sangre altera



Salir en Barcelona a ver un concierto la noche que se inicia el Primavera Sound no deja de ser curioso. Y más si coincide con que tu barrio está sitiado y con revueltas constantes por motivos que todo el mundo que haya abierto un periódico recientemente conoce de sobras. Una noche en que sabes que miles de personas llenarán un recinto simplemente porque alguien les ha dicho que han de estar allí. No puede ser de otra manera. Porque no. Me niego a creerme que de las 180.000 almas que dicen se esperan en el Festival de marras, no haya al menos un millar (hablo de menos del 1%) que semanalmente no encuentre motivos para desplazarse a un club. El problema es que nadie les dice que ir a los clubes es “guay”, “Mola”. Porque muchas de las bandas que además poblarán el Primavera han pasado ya por la ciudad en formato más pequeño y, probablemente, convivieron con salas medio vacías. Pero probablemente eso no vende. Es más cool el dichoso selfie con la foto de un escenario patrocinado por alguna marca de cerveza detrás o poder contar el frío que pasaste al lado del mar mientras un grupo del que nunca habías oído hablar (y por el que nunca volverás a preocuparte) te volaba la cabeza.

Y con esas te plantas en el bendito Rocksound. Ese poblado de Astérix que queda en la ciudad. En permanente lucha con los romanos. Y te das cuenta de que es cierto; el Primavera ha ayudado a la ciudad y ha hecho que una veintena de guiris se acerquen a la sala, a convivir con los de siempre y, por lo tanto, a que el promotor salve la noche. Y además la música fluye que, al final, es lo que interesa. Al menos a nosotros. A los guiris no lo tengo tan claro. Danny & The Champions of the World hacen un bolazo de campeonato, nunca mejor dicho. De los que no se olvidan. De los que pocas veces se ven en el Primavera. Y entonces miras tu entrada y ves que has pagado 15 €uros por él, y que otros han pagado más de diez veces más, simplemente, por salir más guapos en la foto y decir, que no demostrar, que les gusta el rock. Así somos.

Sonando: (When it’s) Springtime in Alaska

2 comentarios:

21st Century Schizoid Man dijo...

El postureo acabará con nuestras vidas, querido Eduardo. Un abrazo.

RAFA dijo...

gran concierto ayer. Y un placer conocerte !!! un abrazo,